La Cofradía del Descendimiento celebra su 60º Aniversario

Formada en sus inicios por 27 hermanos, que a día de hoy han aumentado hasta casi 400, el Descendimiento procesiona a partir de las doce en la madrugada del Jueves al Viernes Santo, y lo hacen ataviados con una túnica blanca con botonadura negra, capuz de raso negro con escudo bordado de la Hermandad, cinturón de esparto, guantes de algodón blancos y zapatos y calcetines negros o descalzos, para dar aún más en relieve si cabe la penitencia.

60º ANIVERSARIO

En el mes de febrero, los hermanos cofrades pertenecientes al Descendimiento celebraron su cumpleaños. Sesenta años que en la próxima Semana Grande se pondrán de manifiesto con la novedad de la salida de la Virgen de la Magdalena acompañando al Cristo, que porta ocho broches en metal dorado, y rodeados por cuatro faroles de finales del siglo XIX con tiaras papales restauradas, además de la salida de la Virgen de la Soledad, cuyo manto aún confecciona Juan Manuel Expósito, según ha informado a este diario el Hermano Mayor, Jesús Cebada.

Durante la semana de celebración, la cofradía ha organizado diversas actividades como una exposición de enseres, charla coloquio de su historia, Eucaristía y Oración en honor a su fundación.

En el silencio de la noche, sólo acompañados por el sonido de dos timbales y en menos de un mes, la Cofradía del Descendimiento proclamará su religión en la Semana Santa portando la imagen de una persona que sufrió por los demás y que hace la razón de ser de los hermanos cofrades que le acompañan, explicó el hermano Antonio Olivera. A partir de esa noche, empezará un nuevo año de preparación en el que los penitentes trabajarán para procesionar y hacer el descendimiento en la siguiente semana de pasión.