El grupo de coros y danzas La Encina invita a dar un giro en nuestras vidas con su nuevo disco

El grupo de coros y danzas más antiguo de Extremadura, con 70 años en su haber, ha grabado en este 2012 el que podría denominarse su primer disco, con una técnica sin precedentes, persona a persona y pista por pista, algo no habitual por el coste que supone.

Para llevarlo a cabo se ha realizado un trabajo de estudio pormenorizado que comenzó hace cuatro años. Está remasterizado por Suso Ramallo, reconocido técnico dentro del panorama folk español y premio de la Músico al Mejor Técnico de Sonido por el álbum Dímelo en la Calle de Joaquín Sabina.

Ahora, y realizado con mucho mimo, el nuevo trabajo contextualiza cada danza, de las 16 representativas de Olivenza que recoge, y para las que se han compuesto sonidos que evocan motivos como las campanas de la iglesia de la Magdalena, tocadas por el ya fallecido Custodio, sonidos de la hoguera de la fiesta de Santa Lucía, el día de la Maya o el fandango oliventino, que termina con el ritmo de los bailarines trotando.

El trabajo discográfico, un nuevo hijo que nace en el grupo, y que irá de la mano de la asociación allá por donde viaje, incluye danzas como el cuco; el vira doble; la fiesta; paspayó; la danza y contradanza; el candil; la uva o el pescador, entre otras.

Todas ellas, siguen la línea melódica original de las danzas, aunque se han añadido arreglos y armonías actuales que hacen muy amena su escucha.

Además, ofrece una nueva canción compuesta para la boda de dos componentes hace unos años, para reivindicar el concepto de folclore como algo vivo.
El disco cuenta con las colaboraciones de Tino y Beluca Antúnez, componentes de Planeta Suroeste, así como de antiguos y nuevos músicos del grupo. El diseño gráfico ha corrido a cargo del artista oliventino Augusto Andrade, quien ha aportado su talento para La Encina. Sesiones fotográficas del grupo, detalles a través de los que se intenta transmitir la verdadera esencia del grupo como la indumentaria, instrumentos o posiciones, se utilizan para fusionar las imágenes con la música.

El rojo, negro o blanco son los colores predominantes. Además, la portada incluye una imagen de las enaguas, como elemento representativo del grupo y que invita a adentrarse en él.

El disco, del que se ha realizado una edición limitada de mil copias, ya está a la venta en casas comerciales de la localidad, a un precio de 10 euros. Además, se puede adquirir a través de la dirección vira.laencina@gmail.com y a partir del día 8 de septiembre, día de Extremadura, podrá encontrarse en Spotify e i-Tunes en la red, así como en la caseta que la asociación montará con motivo de la festividad de la Comunidad Autónoma en Olivenza.

70 años de historia

El grupo de Coros y Danzas La Encina nació en el año 1943 y fue fundado por Encarnación Ramallo de la Granja y Antonio González, más conocido como 'Mantequiña'. Ahora, el grupo sigue pregonando allá por donde va los bailes típicos de Olivenza de todos conocidos, como son 'La uva' o 'El candil'.

En la actualidad cuenta con más de cien personas. Ahora se va a crear una reserva con quienes ya trabajaron por él, con el objetivo de participar en alguna actuación y seguir formando parte de la asociación.

Con ello, 'La Encina' se configura como entidad abierta a todos aquellos que estuvieron ahí en uno u otro momento durante su historia.
Fundada en el año 1943, la asociación contó con un antes. Investigación de las danzas y creación de coreografías, sobre el año 1942, con Antonio Lebrato o Rita Asensio, entre otros.

Encarnación Ramallo 'Choni' y Antonio González 'Mantequiña' vivieron por el folclore y crearon las coreografías, un mérito que hay que reconocer, comenta su presidenta, María del Carmen Mangas, quien agradeció en nombre de todo el grupo, el trabajo realizado por uno de sus componentes, Jorge Martínez Botello, al que denominó el verdadero padre del trabajo.