El Museo elige el cochecito de bebé de los años 40 como pieza del mes de junio

El coche del museo es de la marca Lopher y fue donado en 1993 por Carmen Cortés de la Torre Velver

Cochecito de bebé, pieza del mes de junio
ACTUALIDAD

En todas las épocas, los padres han buscado una manera de llevar al bebé cómoda en los desplazamientos. Una de ellas es el cochecito en el que el bebé se mantiene recostado frente a la persona que lo empuja.

La idea surge de William Kent, arquitecto muy conocido por su trabajo como diseñador de jardines en Inglaterra. En 1733  el Duque de Devonshire preguntó a Kent si podía construir un medio de transporte que divirtiera a sus niños. Kent hizo una cesta de ruedas donde los niños podían sentarse y que era tirada por un pony o una cabra.

La idea gustó a los miembros de la familia real que adquirieron objetos similares. Estos se caracterizaban por ser muy altos e inseguros y estaban destinados exclusivamente a los padres de la alta sociedad. Estaban hechos con madera o mimbre y el chasis era de cobre amarillo muy costoso. Eran de lujo y se convirtieron en obras de arte.

Eran empujados por animales, pero en 1848 el americano Charles Burton decidió poner manillares en ellos para que los padres pudieran empujarlos.

En 1889 William Richardson patentó su idea del primer cochecito reversible, es decir, la cuna fue diseñada para que el bebé fuera de frente o de espaldas a los padres. También realizó cambios estructurales en el carro.

En los felices años 20 con la entrada de la sociedad de consumo y el baby boom se popularizó el instrumento, hasta que en los años 50 se hizo imprescindible.

En 1965, Owen Madaren, ingeniero aeronáutico ideó, a petición de su mujer, el primer cochecito tipo paraguas, más fácil de usar y llevar a todas partes.

Desde los años 80 la industria del cochecito se ha desarrollado vertiginosamente con nuevas características, accesorios y más seguros, abriendo un mundo nuevo.

El coche del museo es de la marca Lopher y fue donado en el año 1993 por Carmen Cortés de la Torre Velver.