La belleza de un canario lutino mosaico le otorga el tercer premio de belleza mundial

Sus dueños, dos oliventinos que son padre e hijo, cuentan en su haber con 119 premios en diferentes niveles

Todo esfuerzo merece su recompensa. Y eso es lo que han conseguido un año más los oliventinos José Antonio Rodríguez Pinilla y Pablo Rodríguez Heredero, padre e hijo. Uno de sus pájaros, cuentan en la vivienda del progenitor con casi dos centenares, ha obtenido el tercer premio de belleza en el mundial de Rosmalen, Holanda. Se trata de un canario lutino mosaico blanco nieve con manchas en amarillo y nacido en 2014, que tras viajar al Campeonato Mundial de Ornitología 2015 de Rosmalen ha sido merecedor del galardón.

Fue a finales del pasado año cuando ambos comenzaron a preparar al animal con el que iban a competir. En esta ocasión fueron dos, aunque finalmente una de las aves tuvo que quedarse en casa por encontrarse enferma.

Los oliventinos trabajan con dos razas, lutino mosaico y amarillo mosaico. Ya el pasado año conseguían otro tercer premio con una de las aves en el Mundial de Bari, en Italia.

"Son días de nervios" explicaba José Antonio, ya que aseguraba que hasta que el pájaro no está de vuelta en casa permanecen intranquilos. A su llegada, todos los cuidados son pocos para que la vuelta al hogar se haga lo más llevadera posible. Música clásica y un ambiente relajado con alguno de los pájaros con los que se ha criado son las condiciones óptimas para la acogida.

El lutino mosaico, de 15 centímetros de dimensiones e hijo de aves valencianas, partió hace casi un mes desde Mérida en un transportir de 20x11 centímetros. Durante una semana tuvo que posar y lucir su belleza en Holanda. Categoría, plumaje, forma y talla, entre otras, fueron algunas de las características valoradas y que obtuvieron un resultado de 91 sobre 100.