La primera fotografía conocida de Olivenza cumple 147 años

Primera fotografía conocida realizada en Olivenza. CEDIDA

El 13 de abril de 1868 llegaba a Olivenza la túnica de gala con la que la reina Isabel II quiso obsequiar al Señor de los Pasos. Este hecho sería el protagonista de la primera fotografía conocida de la historia de la localidad.

Según la tradición oral de la que dan cuenta en la Real Archicofradía de Nuestro Señor Jesús de los Pasos, la reina Isabel II en una visita privada acudió a orar a la Iglesia de Santa María Magdalena. Tras rezar ante la imagen del patrón oliventino, la monarca decide regalar para esta talla una túnica de terciopelo de seda morado recamada con bordados en oro.

La llegada de ese regalo a la localidad tal día como hoy de hace 147 años motivó la presencia del fotógrafo de la Casa Real isabelina, el Conde da Lipa. Éste fue el encargado de inmortalizar la entrega de la túnica en la puerta principal de la Iglesia de la Magdalena.

El obispo de la Diócesis, D. Fernando Ramírez, y la comisión encargada de preparar este acontecimiento recibían este valioso obsequio, que el Señor de los Pasos viste en sus cultos principales, y protagonizaban al mismo tiempo la primera fotografía conocida de Olivenza que data de 1868.

La túnica de gala fue restaurada a finales de los años 90 del siglo XX, en los talleres Peña de Badajoz, reponiendo el terciopelo y conservando todos los bordados y la inscripción "SS.MM. los Reyes Católicos Dª. Isabel II y D. Francisco de Asís a N. S. Jesús Nazareno que se venera en la Parroquia de Sta. María Magdalena en la ciudad de Olivenza. Madrid año de 1865".

Bando municipal

Con motivo del acontecimiento que fue protagonista de la primera instantánea de la historia de Olivenza, Juan de Fuentes y Lara, alcalde de la época, se dirigió a los habitantes de la localidad en un bando en el que llamaba a que «cada uno, dentro de la esfera de su posibilidad, contribuya por su parte al mayor brillo y lucimiento de las festividades».

Se pedía así que Olivenza visitera de gala para la recepción del «regio regalo»; un acontecimiento al que fueron invitadas las autoridades superiores de la provincia. Con este fin, partieron a Badajoz el sábado 11 de abril de 1868 dos individuos del Municipio, dos del Cabildo Eclesiástico, dos de la Hermandad del Señor de los Pasos y dos de los mayores contribuyentes.

La túnica de gala, que llegó a la localidad el domingo por la tarde en carruaje de respeto, fue recibida en la puerta nueva por «todas las Corporaciones, Hermandades, Clero, Autoridades y Ayuntamiento» con la música de la marcha Real. En las Casas Consistoriales se expuso el retrato de Isabel II, que fue descubierto al toque de la misma marcha.

En su recorrido hacia la iglesia de Santa María Magdalena «entre multitud de cohetes y el repique general de campanas» por las calles Alfonso Moro, Jerez, Caridad y Plaza se solicitaba que las casas estuvieran engalanadas con colgaduras en sus balcones y se anunciaba para esa noche y la siguiente iluminación general.

La entrega el día 13 fue conmemorada con una procesión de la imagen del Señor de los Pasos vestido con la túnica ofrecida por la reina. Para que las calles mostraran un lleno general y para «mejor complacer» de Isabel II se invirtió una importante suma «en proporcionar pan en esta ocasión a todos los jornaleros y a sus familias, sin limitación alguna de edad ni sexo, para que cubierta así su primera necesidad, puedan asociarse y tomar parte activa en el general regocijo».