Borrar
Momento de la inauguración de la pieza. CEDIDA
El escultor villanovense Antonio Viera dona al Meegs su pieza 'Alegoría de Olivenza'

El escultor villanovense Antonio Viera dona al Meegs su pieza 'Alegoría de Olivenza'

Se trata de una pieza de forja en la que se erigen los motivos en los que se homenajea a la ciudad oliventina, entre ellos el olivo que le da nombre, la estela de Monte Blanco, el Puente de Ajuda o el nuevo logo del Museo

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 15 de febrero 2024, 17:28

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El escultor Antonio Viera, natural de Villanueva del Fresno, regresa al Meegs, Museo Etnográfico Extremeño 'González Santana' con la escultura 'Alegoría de Olivenza'.

El artista vuelve a tejer en forja una pieza llena de sentido y vínculos para con la ciudad oliventina, la cual ha donado para que pase a formar parte del importante legado que atesora este importantísimo museo de Extremadura.

La escultura es una obra que se alza sobre un disco de grada, en ella se aprecian los frutos de dos árboles, el olivo, que da nombre a Olivenza, y la encina, típica de nuestra dehesa.

De él surge una basa cuadrangular en cuyos lados se distinguen una persona con sus manos alzadas, clara alusión a la estela de Monte Blanco, que se encuentra en la sala de Arqueología de nuestro Museo.

Así mismo, se adivina el antiguo Puente de Ajuda, como elemento de unión, el nuevo logo del Museo, una llave, simbolizando la apertura a la cultura, y un círculo sobre una onda, evocando la importancia del río Guadiana, del movimiento de las olas; un movimiento que se traslada de la basa a un cilindro, rodeado por cuatro columnas de fuste retorcido, que vienen a recordarnos los soportes de la iglesia de Santa María Magdalena, un auténtico canto al mar.

Sobre él se alzan tres discos de grada, uno encima del otro; en el primero, se reconoce la cruz templaria, informándonos de la importancia de esta orden en el primitivo enclave de Olivenza; en la segunda, un grifo, remarcando la importancia del agua en la villa; la última, simboliza la relación de la dehesa y la ganadería brava.

Remata esta escultura la esfera armilar, clara mirada hacia Portugal, representando el mundo descubierto por los navegantes lusos.

La pieza ha sido inaugurada en este 15 de febrero en el patio de armas del Museo.

Antonio Viera López es natural de Villanueva del Fresno. Una vez terminados sus estudios en Ingeniería Técnica Industrial, impartió la docencia en los institutos Castelar (Badajoz), Extremadura (Montijo) y San José (Badajoz). En la actualidad, ya jubilado, desde su taller en Villanueva del Fresno, donde se dedica a crear, nos aclara que el poder más grande del ser humano es la imaginación. Sus obras, si las miramos con atención, intentan provocar emociones, hacer vibrar el alma humana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios