Viisita a las placas fotovoltacias de la EDAR de Olivenza. / AQUALIA

Placas solares

La estación depuradora de Aqualia en Olivenza ya funciona con placas fotovoltaicas

La empresa ha desplegado un novedoso sistema portátil de 114 paneles solares retráctiles a lo largo de 25 metros de longitud y 13 metros de ancho a semejanza de un acordeón con los que la depuradora dejará de consumir un alto porcentaje de energía eléctrica

Almudena Parra
ALMUDENA PARRA

El aumento de los costes energéticos y el deseo de emplear energías más limpias han hecho que Aqualia, empresa gestora del Servicio Municipal de Agua de Olivenza, haya optado por la instalación de placas fotovoltaicas en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) del municipio.

En concreto, la empresa ha desplegado un novedoso sistema portátil de 114 paneles solares retráctiles precableados y premontados con orientación este-oeste a lo largo de 25 metros de longitud y 13 metros de ancho a semejanza de un acordeón.

Los paneles se extraen del interior de dos contenedores industriales de 12'5 toneladas de peso cada uno que permiten plegarlos o desplegarlos junto con su estructura de soporte en menos de una hora para su instalación posterior.

En total, se han ocupado 325 metros cuadrados con estos paneles solares en los terrenos de la depuradora, que la dotarán de una potencia nominal de 75 kW y van a producir de media alrededor de 400 kW al día, que se emplearán para el propio autoconsumo. De esta manera, en la depuradora se dejará de consumir un alto porcentaje de energía eléctrica, que será sustituida por esta energía 100% limpia.

El alcalde de Olivenza, Manuel J. González, ha visitado hoy este nuevo sistema fotovoltaico en compañía de David Díez, director de Aqualia en Extremadura, y el jefe de servicio de la empresa en la localidad, Abel Haut.

«Este innovador sistema de placas solares aumenta la eficiencia energética de nuestra depuradora y nos acerca más a la sostenibilidad gracias al empleo de energías renovables. Esta mejora no solo beneficia a la infraestructura hidráulica, sino al propio planeta, ya que se eliminan emisiones de gases de efecto invernadero y lo protegemos contra el cambio climático» declaró el edil.

Instalación de las placas

Para hacer viable la instalación de estas placas solares, los técnicos de Aqualia han tenido que adecuar el terreno y acondicionar la instalación invirtiendo en nuevos variadores de potencia para los motores de los rotores.

Además, se ha diseñado un plan de procesos de la depuración con el que se ha reducido el consumo mensual un 25% sin afectar a la calidad del agua tratada.

El director de Aqualia en Extremadura, David Díez, ha señalado que «este sistema nos da una información precisa en tiempo real a través de una aplicación en el móvil, donde podemos ver cuánta energía se está produciendo cada hora. Esta información es vital para poder modificar el proceso de la EDAR en función de la producción de energía fotovoltaica y que así no sea necesario consumir de la red eléctrica.»

El coste de estos paneles solares los asume Aqualia, para quien esta inversión se enmarca dentro de las líneas de trabajo de su Plan Estratégico 2023, en el que integra la sostenibilidad como aspecto transversal e implícito, y asume el compromiso de lograr, en 2030, que el 50% de la energía utilizada provenga de fuentes renovables.

EDAR Olivenza

La depuradora de Olivenza, es un ejemplo de sostenibilidad, la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) da servicio a la localidad de Olivenza desde el año 2000. Esta infraestructura hidráulica tiene un historial de elevada eficiencia en la eliminación de contaminantes: en 2022 el porcentaje de eliminación en tratamiento secundario de DBO 5

(Demanda biológica de oxígeno) es de 91,3%, la DQO (demanda química de oxígeno) es de 91,1% y SS (Sólidos en suspensión) es de 82,5%. Actualmente, el agua tratada de la EDAR de Olivenza está monitorizado 24 horas al día durante los 365 días al año por la Confederación Hidrográfica del Guadiana mediante una estación automática de alerta (EAA).

La exigencia es máxima puesto que el punto al que se vierte el agua ya limpia tiene otorgada la categoría de zona sensible.