Aniceto Fernández Méndez, junto al Cristo del Consistorio, que procesiona el Jueves Santo. / TVO

«Si la obra de la Santa Casa de Misericordia se mantiene es gracias a la labor de la Hermandad»

Aniceto Fernández Méndez, Proveedor de la Hermandad de Nuestra Señora de la Misericordia de Olivenza

Juan Miguel Méndez
JUAN MIGUEL MÉNDEZ

Este año el mundo cristiano vuelve a celebrar la Semana Santa de la forma tradicional, aunque con ciertas restricciones aún por la pandemia. Hablamos con Aniceto Fernández Méndez (Olivenza, 25 de marzo de 1969), quien desde enero de este año fue elegido Proveedor de la Hermandad de Nuestra Señora de la Misericordia, la cofradía más antigua de Olivenza, que se fundó en 1501.

− ¿Qué le llevó a entrar en el mundo cofrade oliventino? ¿Por qué en la Hermandad de la Misericordia?

− Hace ya mucho tiempo, pero en mi caso fue por mis creencias. La Semana Santa y sus procesiones son una de las formas más populares de expresar la fe. Y la Santa Casa por muchas razones, pero principalmente para apoyar su obra, basada en la Caridad y la Misericordia, y que te exige apoyo y trabajo todos los días.

− ¿Cómo han vivido estos dos años de pandemia en la Cofradía y qué labor parroquial han realizado?

− Por resumir, ha sido… ¡horroroso! El miedo, la enfermedad, el riesgo de fallecimiento en nuestra Residencia de Mayores, el encierro, la extraordinaria labor de nuestras trabajadoras y de nuestro Administrador... Quizá eso nos haya hecho olvidar un poco, o pasar a segundo plano, la Semana Santa. Hemos estado más preocupados de nuestros ancianos y de apoyar a nuestro personal que de otra cosa.

− ¿Qué es lo que caracteriza a su Cofradía respecto al resto de hermandades de Olivenza? ¿Qué papel ejerce al frente de la Santa Casa de Misericordia?

− Lo primero que salta a la vista es nuestro origen y tradición portuguesa. Pero creo que los más importante es la obra social que viene realizando desde 1501 ininterrumpidamente, siempre con vocación de hacer el bien, inspirados en la Caridad y la Misericordia, como nos enseñó Jesús, en el amor al prójimo.

− Dada su experiencia, ¿en qué momento se encuentra y qué proyectos tiene en la actualidad la Hermandad de la Misericordia?

− Bueno, humildemente creo que estamos en un momento de renacimiento, después de esta pandemia, con la ilusión y las ganas que hemos guardado durante estos dos años, en los que el papel de la Hermandad ha sido de apoyo, pero ahora podrá ser más importante.

En cuanto a los proyectos, tenemos muchos: consolidación de nuestro personal, mejora de las instalaciones, creación de un Centro Especial de Empleo, potenciación de nuestro Centro de Formación… esto referido a la Fundación y Residencia de Mayores. En cuanto a la hermandad, potenciar la entrada de nuevos hermanos, restauración de ornamentos y faroles, mejora de nuestra capilla…

Aniceto Fernández, durante la Procesión de las Banderas, ayer Jueves Santo, ataviado con la hopa negra característica de la Hermandad de la Misericordia de Olivenza. / CEDIDA

− Para usted, ¿cuál es el momento más emotivo de la Semana Santa de Olivenza?

− Para cualquier cristiano, el momento más emotivo llega con la Resurrección de Jesús, pero sin olvidar los momentos de la Pasión que tan bien representan todas nuestras hermandades, sin olvidar el momento en que el Cristo de la Santa Casa, el del Consistorio, sale a la calle, único momento del año que lo puede ver la gente, pues está reservado todo el año en nuestro Consistorio (salón de reuniones).

− ¿Cómo está afrontando este Jueves y Viernes Santo? ¿Qué ilusiones tiene?

− La enorme ilusión de salir con mis hermanos dos años después, la ilusión de celebrar que parece que esta pandemia termina, y la ilusión de continuar con una obra que este mes de noviembre cumple 521 años.

− ¿Nos vamos a encontrar con alguna novedad este año en las procesiones que organiza o en las que participa la Hermandad de la Misericordia?

− La Hermandad de Nuestra Señora de la Misericordia es pura tradición, y con esta fórmula ha superado guerras, crisis, y el cambio de nacionalidad. Por ello año tras año mantenemos nuestra Procesión de las Banderas (en oliventino de los cuadros) y nuestro genuino y especial Santo Entierro. La mejora que pretendemos es dar cabida a más hermanos.

− ¿Cómo se han coordinado con el resto de hermandades y cofradías para los actos de culto de esta Semana Santa?

− Muy bien, a través de nuestra Junta de Hermandades, con el apoyo que siempre encontramos en nuestro párroco, y el contacto con los demás Hermanos Mayores.

− ¿Qué retos de futuro tienen en la Hermandad?

− Ya lo he apuntado antes, pero añado la gran importancia de esta Hermandad, pues sus directivos son al tiempo los directivos de la Fundación Hospital y Santa Casa de Misericordia, y si esta obra se mantiene es gracias a la labor de la Hermandad.