María Antonia Benito Rodríguez, directora de las Escuelas Parroquiales del Sagrado Corazón de Olivenza. / CEDIDA

«Esta situación ha supuesto una sobrecarga de trabajo para el profesorado»

HOY Olivenza entrevista a María Antonia Benito Rodríguez, directora de las Escuelas Parroquiales del Sagrado Corazón de Olivenza, para analizar la realidad educativa en la ciudad durante el estado de alarma por la crisis del coronavirus

Juan Miguel Méndez
JUAN MIGUEL MÉNDEZ

María Antonia Benito Rodríguez (natural de Rollán, Salamanca) es directora de las Escuelas Parroquiales del Sagrado Corazón de Olivenza desde el pasado mes de septiembre de 2019. En el centro estudian actualmente 650 alumnos de Primaria y Secundaria, e imparten docencia 46 profesores. En la actual situación de la pandemia del coronavirus que sufre el mundo la comunidad educativa se enfrenta también a una situación inédita, en la que tienen que emplearse a fondo para realizar su trabajo y que el alumnado sufran las consecuencias en lo académico lo menos posible.

- ¿Temían hace dos meses que esta crisis sanitaria pudiera tener este alcance?

- Para nada. En ningún momento se me pasó por la cabeza que pudiéramos vernos en esta situación.

- Se ha implantado por causas de fuerza mayor el sistema de enseñanza a distancia. ¿Cree que la comunidad educativa está preparada tecnológicamente para ello?

- La enseñanza no presencial ha supuesto cambiar nuestros esquemas y nuestra manera de trabajar. El cambio al que hemos tenido que someternos de la noche a la mañana nos ha pillado de improviso. Los profesores tienen recursos y estrategias pero la dificultad es hacer llegar esos recursos a los alumnos. Nuestra realidad está centrada en su mayor parte en el trabajo en el aula, en las tareas, y si bien es verdad que se usan medios tecnológicos con los alumnos, no ha supuesto nunca trabajar tanto tiempo con el alumno fuera del aula.

- ¿Qué dificultades se está encontrando el profesorado para afrontar esta nueva realidad educativa?

- Esta situación ha supuesto una sobrecarga de trabajo para el profesor teniendo que adaptar de una manera demasiado rápida la programación, metodología y el proceso de aprendizaje. También el temor y la inseguridad de la propia situación ha complicado el trabajo, porque no se sabía cuánto tiempo iba a durar.

- ¿Cree que los materiales didácticos y de apoyo están adaptados en estas condiciones?

- En muchos casos el profesor ha tenido que ir por delante de las normas e instrucciones que se nos han dado para poder dar continuidad al proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que si en algún caso no estaban adaptados los docentes hemos buscado recursos para facilitar el aprendizaje de nuestros alumnos.

- Asume, por tanto, la realidad de la denominada «brecha digital» (desigualdad entre personas al acceder o conocer el funcionamiento de las nuevas tecnologías). ¿Qué medidas se han tomado desde el centro para paliar esta situación?

- Aparte de lo mencionado anteriormente, la realidad que viven nuestras familias es diferente y también los medios que cada una de ellas tiene también. El papel de los profesores ha sido ejemplar intentando estar cerca de todas las familias por todos los medios y haciendo llegar de diferentes maneras las tareas. Para mí lo realmente impresionante ha sido la capacidad y disponibilidad del profesorado para hacer llegar la información a los alumnos a pesar de que muchos de estos no tenían los medios. Se está dando un seguimiento continuo a las familias y a los alumnos a través de la plataforma, correos electrónicos, grupos de washapp, llamadas telefónicas, orientadoras, para que ningún alumno pueda quedar excluido y desconectado.

- ¿De qué manera han motivado al alumnado para que realicen sus tareas en casa?

- Principalmente intentando darles tranquilidad, no se trata de agobiarse sino de mantener cierto ritmo de trabajo y estudio. Hemos pretendido que nos sientan cercanos, por lo que la comunicación con ellos y sus familias es continuada, se les envía mensajes de ánimo, etc. Se han seleccionado actividades más llamativas y entretenidas y, por supuesto, con contenidos que puedan entender por sí solos, con el fin de que sean autónomos en su trabajo diario y no dependan del tiempo ni de la formación de sus padres. También se adjuntan los solucionarios para que aquellos alumnos que por falta de medios o de conocimientos no van a poder enviarlos. Las fechas de entrega son amplias para que puedan realizar las actividades poco a poco.

También consideramos muy importante la colaboración de los padres/madres para que, sin agobiar, expliquen a sus hijos/as que la vida sigue y aprovechen estas circunstancias para reforzar su responsabilidad, intentando que mantengan la rutina diaria de trabajo y dejando a un lado la idea de vacaciones.

- ¿Qué dificultades están encontrando en el momento de remitir y recibir las tareas a través de la plataforma Rayuela?

- Es frecuente que Rayuela se bloquee de vez en cuando, dado que hay muchos usuarios utilizándolo y a veces la conexión a internet tampoco es la más adecuada. Por esta razón también está siendo muy importante también la ayuda de padres y madres que, aunque a veces tienen limitaciones para el manejo de Rayuela, sirven de apoyo al alumnado a la hora de recibir y enviar las tareas y material didáctico.

- Después de las últimas medidas decretadas por el Gobierno, ¿cómo prevén que van a ser las evaluaciones de este curso?

Globalmente, como es habitual en la enseñanza Primara y Secundaria, las evaluaciones han venido siendo continuas, por lo que se tendrá en cuenta, al igual que en el primer trimestre y en gran parte del segundo trimestre en que aún estaban las aulas abiertas, las tareas realizadas, el esfuerzo y la constancia demostrada por los estudiantes en las últimas semanas y las que queden de curso.

- ¿Qué demandas han planteado desde el sector docente a las autoridades educativas en las últimas semanas?

- Pues después de la experiencia que estamos viviendo, está claro que la enseñanza necesita ayudas para que todos los alumnos/as tengan medios para poder acceder de forma digital.

Igualmente necesita impartir formación tecnológica y sobre la plataforma educativa que se utilice a los alumnos y a los padres/madres para que no volvamos a sufrir la situación que estamos viviendo y que trabajar desde casa, aunque nunca sustituirá al trabajo en el colegio, no sea tan difícil ni se visualice tanto las diferencias sociales.

- Es evidente que esta crisis va a cambiar muchos esquemas. ¿Prevén algún plan para que en el futuro este tipo de situaciones influyan lo mínimo en la formación de los más jóvenes?

- Por el momento nos hemos centrado en el aquí y el ahora, imagino que, evidentemente, cuando esta situación acabe, tendremos que pensar en qué hacer por si se repite (esperemos que no) o nos vemos en otra situación similar.