ESPECIAL Nº 100 HOY OLIVENZA

Tiempo y espacio para crear comunidad

«Dos décadas en esta profesión me han dado la oportunidad de aplicar en diversos ámbitos lo aprendido en la Facultad de Periodismo, pero sobre todo lo aprendido de grandes compañeros en distintos medios»

EVA MARÍA NEVADO SÁNCHEZ OLIVENZA

Como a cualquier centenario que alcanza tan señalada cifra, hoy toca felicitar a nuestro HOY Olivenza. Ese periódico que hay quienes leen ya que es gratuito, algunas personas que lo utilizan para diversos quehaceres una vez lo han ojeado, otras que buscan entre sus líneas segundas lecturas a su antojo y una mayoría que, por suerte, lo considera un referente para conocer la actualidad local. Pero, para quienes día a día le hemos dado vida en su formato digital y mensualmente en la versión impresa, es algo más.

Dos décadas en esta profesión me han dado la oportunidad de aplicar en diversos ámbitos lo aprendido en la Facultad de Periodismo, pero sobre todo lo aprendido de grandes compañeros en distintos medios, y a tenor de la experiencia vivida en este medio oliventino puedo asegurar que este tipo de prensa local concede al periodista la oportunidad, en tantas ocasiones escasa, de practicar el 'slow journalism' o periodismo lento.

Y esto, que puede sonar tan grandilocuente, no es más que la oportunidad de dedicar más tiempo a las historias cercanas, a escuchar de verdad a sus protagonistas y a poner en relación a las personas que integran una comunidad. En definitiva, disfrutar del placer de la conversación al tiempo que se actúa como vehículo para dar a conocer aquello que para cada persona o colectivo es importante.

Por ello, mi felicitación en este número 100 de HOY Olivenza no puede dejar de ir acompañada de un enorme agradecimiento para aquellas personas que nos permiten entrar en sus casas, en sus vidas y en sus corazones; para aquellas agrupaciones e instituciones locales que tienen en cuenta a este medio como ventana para mostrar su actividad y para quienes incluso en sus peores momentos sacan unos minutos para nosotros. Gracias a quienes, en unas ocasiones como lectores y en otras como protagonistas, se asoman a las páginas de este diario de uno y otro lado.