«Trabajar en un sitio como Olivenza es un privilegio para cualquiera»

Luis Francisco Sánchez Fernández, exdirector del I.E.S. 'Puente Ajuda'

Juan Miguel Méndez
JUAN MIGUEL MÉNDEZ Alconchel

Tras 10 años como profesor de Matemáticas en el instituto oliventino, los dos últimos como director del mismo, Luis Sánchez abandona el centro tras dos cursos difíciles por la pandemia para incorporarse a la Inspección de Educación. El docente cuenta en exclusiva a HOY Olivenza sus sensaciones tras su paso por el instituto y valora el estado de la educación en estos momentos.

−¿Cómo llegó al instituto 'Puente Ajuda' y qué logros destaca de su gestión como director del mismo?

−Llegué como profesor de matemáticas en 2011, y tras la jubilación de la anterior directora, formamos un equipo directivo en 2019 y presentamos un proyecto de dirección que hemos estado desarrollando los dos últimos cursos.

Sin duda un gran logro de todos ha sido la respuesta que se ha dado a la situación creada por la pandemia. Creo que nuestro centro ha sido capaz de organizarse y de trabajar bien con el alumnado, a pesar de la situación. Fue así tanto en los primeros momentos con enseñanza telemática, como en el curso pasado ya con total presencialidad.

Además, hemos crecido y mejorado durante estos dos cursos en muchos aspectos importantes para el instituto.

−¿Qué aliados ha tenido en esa tarea durante todo este tiempo?

−La respuesta de toda la comunidad educativa ha sido muy buena desde el principio. Tanto los docentes, como el resto del personal del centro han hecho un trabajo ejemplar en estos dos últimos cursos, y gracias a su compromiso hemos podido adaptarnos a la situación, y ofrecer a las familias de Olivenza una educación de calidad.

Quiero también señalar y darle mucha importancia a la colaboración que hemos recibido siempre desde el Ayuntamiento de Olivenza, y desde distintos colectivos e instituciones oliventinas. Es fundamental que los centros educativos estén totalmente integrados y formen parte de la comunidad en donde están.

−¿Qué retos tiene aún pendientes de cumplir el 'Puente Ajuda'?

−En cualquier centro educativo hay siempre muchos retos que afrontar, el primero sería continuar con todas las actividades lectivas adaptándolas a la situación de pandemia que vayamos teniendo y tratando de recuperar la normalidad total que teníamos antes de la pandemia.

Son muy interesantes para el centro los distintos proyectos de innovación que hay en marcha de muy distinto tipo. Hay también planes importantes para la Formación Profesional que van a suponer un salto de calidad grande. Sería muy bueno para el instituto y para Olivenza en general que se consolidara la AMPA, que ha empezado a funcionar el curso pasado, hay obras pendientes en las instalaciones, nueva biblioteca, desarrollo de la nueva ley educativa…

Sin duda son retos apasionantes que estoy seguro que la nueva dirección sabrá afrontar con garantías, y para los que es necesario que toda la comunidad educativa colabore, aporte lo que pueda desde la situación de cada uno y vayamos todos en la misma dirección.

−El último curso y parte del anterior se ha visto alterado por la pandemia del Covid-19. ¿Qué es lo peor y lo mejor que recordará de ello como docente?

−Lo peor fue la situación de miedo e incertidumbre que nos tocó vivir a todos, y lo mejor fue la capacidad que tuvieron los profesores para adaptarse a la situación, formarse sobre la marcha, y dar una buena respuesta educativa a la pandemia.

−Cambia las aulas por la inspección de Educación. ¿Qué le ha motivado a hacerlo? ¿Cuáles serán sus cometidos?

−Antes de asumir la dirección del IES 'Puente Ajuda', me había presentado a un proceso selectivo para el cuerpo de inspectores de Educación, y como resultado de ese proceso me he podido incorporar este curso como inspector.

Creo que es un reto profesional muy bonito. A diferencia del trabajo como docente, que se desarrolla en un centro educativo concreto, la inspección de educación actúa sobre el conjunto del sistema educativo, y lo que hace es velar por el cumplimiento de las leyes, garantizar los derechos de todos y, en definitiva, contribuir a la mejora del sistema educativo.

Como inspector, tengo asignados una serie de centros en la zona sur de la provincia en donde desarrollaré mis funciones.

−¿Qué cree que debe mejorar en le educación extremeña?

−Contrariamente a lo que se suele escuchar, creo que tenemos un buen sistema educativo. Obviamente hay que mejorar cosas, hay que adaptarse a los cambios que se han producido en la sociedad, y hay que dotar al sistema con los mejores recursos posibles, pero en líneas generales creo que en los centros educativos de Extremadura se hace un buen trabajo.

−¿Qué echará más de menos de Olivenza en su nueva etapa profesional?

−Tengo claro que trabajar en un sitio como Olivenza es un privilegio para cualquiera. Estoy muy orgulloso de haber podido conocer y trabajar codo con codo con tantas personas, colectivos, instituciones, centros educativos oliventinos… y por supuesto, echaré mucho de menos el contacto diario con los compañeros, alumnos, familias y toda la gente de Olivenza.