Rubén Báez, el día de la presentación del libro en Olivenza. / CEDIDA

«Es triste ver que teniendo símbolos ancestrales se opte por una modernez»

Arquitecto técnico y autor del libro 'El escudo oficial de Olivenza'

Juan Miguel Méndez
JUAN MIGUEL MÉNDEZ Alconchel

El pasado mes de septiembre Rubén Báez Fernández (Logroño, 12 de abril de 1974), arquitecto técnico desde hace 25 años, presentó en la Feria del Libro de Badajoz su libro 'El escudo oficial de Olivenza'. La obra, que pone en cuestión la utilización del actual escudo heráldico de Olivenza, fue presentada pasado 2 de julio en la ciudad donde tiene sus raíces familiares y donde reside desde 2005. Este aficionado a la historia y a la heráldica enfoca su primera obra literaria en las irregularidades del expediente con el que se creó y aprobó el escudo oliventino que hoy se utiliza oficialmente.

− ¿Qué le llevó a escribir este libro?

− Creo que si tengo que definirlo en dos palabras, curiosidad y rigor. Lo explico en el libro. En principio, me encargaron un trabajo profesional que consistía en elaborar unos modelos en 3D del escudo de Olivenza que crean un bajorrelieve en una pieza de hormigón situada en el embarcadero de Villarreal. En el Ayuntamiento no tienen un modelo vectorial que se pueda ampliar sin deformarse, así que empecé a indagar y encontré la versión «oficial» en el Diario Oficial de Extremadura (D.O.E.). La falta de correspondencia entre el texto de la descripción y los dibujos, es lo que me llevó a tener curiosidad de saber el porqué de esos errores. Seguí investigando, sin intención de escribir ningún libro, a lo sumo un pequeño artículo. Pero es tal la cantidad de información que obtuve que al final dio para esta obra, que trata con rigor la historia de nuestro blasón.

− ¿Qué es lo que más le ha llamado la atención de su investigación?

− La gran cantidad de versiones que hay de nuestro escudo, desde casi la fundación de nuestra ciudad, hasta la actualidad; lo poco que tiene que ver la versión que se está utilizando desde finales de los 90 del siglo pasado hasta hoy, con las anteriores… Pero sobre todo la desidia que se observa en la tramitación que lleva al escudo actual. Un trámite, que suele hacerse en año y medio, y que en nuestro caso llevó casi 11 años.

− ¿Qué irregularidades ha apreciado en el expediente por el que se aprobó el escudo oficial de la ciudad?

− Para mí hay dos fundamentalmente. La primera y más grave es que Olivenza ya tenía un escudo oficial con más de 200 años de historia, heredado de la época en que formó parte del reino de Portugal, y que en ningún caso se debería haber cambiado. Escudo reconocido en documentos oficiales desde 1843, usado por Ledesma Abrantes y Jesús Rincón Giménez en sus obras sobre Olivenza, en la bandera de 1820 de la milicia nacional… Y es grave porque el expediente se tramita para aprobar una bandera, de la que carecíamos oficialmente. De hecho, el expediente se llama «Aprobación de la Bandera de Olivenza»; la moción que se presenta y se aprueba en pleno sólo habla del diseño de la bandera, y empieza «Teniendo este Ayuntamiento aprobado el Escudo de Armas de Olivenza…» y termina con la definición de la misma, sin que se hable de la modificación del escudo. En el libro de actas figura como: «ASUNTO QUINTO.- APROBACIÓN DE LA BANDERA DE OLIVENZA» (1 de Agosto de 1989).

El segundo error, es el de realizar un segundo pleno, dos años después, (29 de abril de 1991) para cambiar algo de lo no se había hablado en el primero -por lo que no estaba aprobado- en el que se vota por unanimidad que el escudo llevaría la corona real española -la que lleva el escudo nacional-. Inexplicablemente el dibujo que aparece en el Diario Oficial de Extremadura lleva otra. Esta versión errada es la que se ha seguido usando hasta la actualidad, por todas las corporaciones.

Nos dieron gato por liebre. Buscando una bandera histórica, adoptamos un escudo moderno.

− También existe un precedente con la aprobación de la bandera de Olivenza. ¿Cuál es, a su juicio, el modelo de bandera de Olivenza que debería ondear oficialmente?

− Siendo legalista, debe ondear la aprobada, aunque sea históricamente incorrecta, ya que sigue el diseño de las normas portuguesas del año 1930. La que vemos habitualmente, formada por 8 triángulos con colores alternos verde y amarillo, (denominada 'jironada' en heráldica) empezando con el color verde en el triángulo superior más pegado al mástil. Es muy habitual que se vean los colores intercambiados, hasta en alguna sala del edificio del Ayuntamiento. Otra cosa es mi opinión acerca de cuál debería ser, para respetar la Historia.

− ¿Qué acogida ha tenido su investigación en Olivenza?

− La verdad es que estoy muy contento. Tuve un par de días malos cuando me «cayeron» del cartel de la Semana de la Lectura de Olivenza, después de haber estado invitado para presentarlo en Olivenza el día 27 de mayo, junto con mi tío José Mariano Fernández López, que presentaba su novela 'Breve travesía para un trágico amanecer', un acto que estaba planeado para ser entrañable. Un veto en toda regla. Pero bienvenido sea. La polémica ha hecho que más gente se interesase por la obra, y cuando al fin me permitieron hacer la presentación, el día 2 de julio, para mí fue muy especial. Me sentí arropado y el trabajo, reconocido por quien de verdad me importa. Ahora mismo ya no queda ni un ejemplar, y se está preparando una segunda tirada, ya que hay varios pedidos.

− ¿Qué tiene o cree que debe tener el escudo de Olivenza como particularidad?

− El escudo de Olivenza debe tener como figura principal en primer plano un olivo con las raíces al aire, reconocible, porque es la seña primitiva que representa el origen de la ciudad y su nombre. Y en segundo plano un castillo, que es la figura arquitectónica de más categoría en heráldica, y que fue añadido al escudo tras la fortificación de la plaza. Lo demás es prescindible. El olivo que se supone que tiene el escudo actual no es reconocible como tal, puede ser cualquier árbol y parece un pino, además de estar en segundo plano y no mostrar las raíces, que es lo que da el significado del origen. El paño de muralla y torreón del escudo actual tiene menos categoría heráldica que el castillo.

- ¿Tiene esperanza en que el escudo de la ciudad sea ajustado en un futuro a las reglas de la heráldica?

- Nunca se sabe. Por mis informaciones, este tema carece de importancia para el actual equipo de gobierno, que es reacio incluso a utilizar el escudo realmente aprobado (con la corona real). Por lo tanto, creo aún más difícil que se quiera abrir el procedimiento para la restauración de los símbolos históricos del municipio, que es lo que se suele hacer en aquellos que tienen datos históricos. Es triste saber que teniendo unos símbolos ancestrales contrastados se haya optado por una modernez. Es como si se modificase la torre del Homenaje, revistiéndola con placas de titanio diseñadas por Frank Gehry.

− ¿Qué apoyos ha tenido para que esta investigación histórica haya salido a la luz?

− Institucionalmente ninguno. Me han apoyado, sobre todo amantes de la cultura e historiadores locales, familia, amigos y la editorial que me ha facilitado, mediante una fórmula de coedición, la salida a la calle de la obra, EDITAMAS.

- ¿Piensa seguir escribiendo? ¿Sobre qué versará su próxima obra literaria?

- Si todo va bien, seguiré. Ya estoy haciendo colaboraciones con algunos medios de comunicación digitales, con artículos divulgativos sobre temas históricos que tienen que ver con Olivenza y medioambientales. Además, estoy preparando con tranquilidad, un nuevo libro que tratará sobre historia medieval y derecho en Olivenza. Pero todavía está muy verde.