La oliventina Eloísa Franco Álvarez cumple un siglo de vida

Eloísa Franco, mientra soplaba las velas. /CEDIDA
Eloísa Franco, mientra soplaba las velas. / CEDIDA

El pasado 4 de enero celebró su 100 cumpleaños esta vecina de Olivenza afincada en la pedanía de San Francisco, rodeada de su extensa familia

Juan Miguel Méndez
JUAN MIGUEL MÉNDEZ

La aldea de San Francisco de Olivenza cuenta con una vecina centenaria desde el pasado 4 de Enero. Se trata de Eloísa Franco que en la víspera del Día de Reyes ha llegado al siglo de vida, celebrándolo con una comida familiar en el Hotel Heredero. Desde el Ayuntamiento de Olivenza también le felicitaron entregándole un ramo de rosas rojas, recibiendo en su domicilio la visita del alcalde, Manuel J. González Andrade, el concejal Ramón Jiménez Saavedra y la alcaldesa pedánea, Ana María Santos.

Según informan fuentes familiares, Eloísa es hija de Fernando y Faustina nació en Olivenza en 1919, junto al actual convento San Juan de Dios. A los 26 años contrajo matrimonio con Hipólito y un año después llegó la primera de los seis hijos Eloísa, que junto a Augusta, Faustina, Rosario, José y Poli formaron una gran familia.

Eloísa Franco, rodeada de su extensa familia.
Eloísa Franco, rodeada de su extensa familia. / CEDIDA

En 1966 falleció su marido, Hipólito, con tan solo 52 años y quedando Eloísa viuda a los 47 años de edad, teniendo el menor de sus hijos, José, tan sólo 4 años. Fueron años muy duros para sacar la familia adelante, trabajando en las faenas agrícolas y ganaderas, en las conocidas parcelas surgidas a raíz de Plan Badajoz y la creación de los pueblos de colonización. Pero con valentía, fuerza y mucho trabajo de sus hijas y con la inestimable ayuda de su primer yerno, 'Barril', consiguieron vencer las muchas dificultades y dureza de la época.

Actualmente Eloísa cuenta con 13 nietos y 15 bisnietos, siendo el nexo de unión entre todos ellos, manteniéndolos a todos unidos.

Apasionada de los cafés en familia, destaca entre sus aficiones el crochet, aunque actualmente la visión ya no se lo permite, y su afición al Real Madrid. Recuerda con gran transparencia y vitalidad los buenos y menos buenos momentos de su vida, aunque ahora felizmente rodeada de su familia, que es lo que más feliz le hace.