El Olivenza toma el control y tumba al Valdivia para lograr sus primeros puntos

ANTONIO FERNÁNDEZ

valdivia. El Olivenza logró sus primeros puntos de la temporada tras superar a domicilio al Valdivia (0-2), que continúa sin inaugurar su casillero. El equipo visitante golpeó al borde del descanso con un gol de Patri y sentenció el partido en el ecuador del segundo tiempo gracias a un gran tanto de Monroy, que actuó de revulsivo.

0 VALDIVIA OLIVENZA

2

Valdivia
Joaquín; Ángel Carrasco, Jandri (Edu, min. 79), Vicente (Joaquín, min. 65), Moruno; Lorenzo, Ángel Luis; Israel (Víctor, min. 65), Reseco, David Pérez; y Antoñito.
Olivenza:
Ciga; Bodión, Sergio, Pekas, Faus; Antonio, Álex, Atón, Pitu (Pedro, min. 63); Borja Romero (Chicote, min. 76) y Patri (Monroy, min. 54).
Goles:
0-1: Patri, min. 44. 0-2: Monroy, min. 55.
Árbitro:
Paredes Carrasco (Navalmoral de la Mata). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores locales Ángel Carrasco, Ángel Luis, Joaquín y Víctor y al visitante Bodión.
Incidencias:
Primero de Mayo. 300 espectadores.

El conjunto de Juanpe mostró una imagen defensiva impecable, controló el juego y fue mucho más eficaz que su adversario. El cuadro local, que creó peligro a balón parado y al contragolpe, no levanta cabeza y encadenó su tercera derrota consecutiva en este arranque de campeonato.

El trabajo de Álex y Atón en la medular fue fundamental para que el Olivenza se erigiese en protagonista. Pitu, con un ajustado remate tras un centro lateral, exigió la primera parada de mérito de Joaquín. El cuadro foráneo se adelantó con una diana psicológica, a escasos segundos del descanso. Patri, tras otro envío aéreo al área, superó al guardameta con un buen testarazo para firmar el 0-1. El gol supuso un jarro de agua fría para la escuadra del Primero de Mayo, incapaz de reaccionar tras el descanso.

Monroy, que había sustituido a Patri, mandó al fondo de la red el primer balón que tocó: dribló a dos defensores, miró el arco rival y asestó un zarpazo inapelable para colocar el 0-2 en el marcador. La seriedad defensiva del Olivenza impidió que el Valdivia recortase distancias, pese a que quemó todas las naves. Antoñito, David Pérez o Reseco pudieron conseguirlo, pero su falta de puntería evitó cualquier atisbo de reacción. A la contra, con espacios, los pupilos de Juanpe pudieron ampliar su renta en los minutos finales.