El socialista González Andrade, reelegido alcalde de Olivenza, esta vez con mayoría absoluta

El alcalde de Olivenza, Manuel J. González Andrade, tras su toma de posesión, ofrece el bastón de mando a los presentes. /CEDIDA
El alcalde de Olivenza, Manuel J. González Andrade, tras su toma de posesión, ofrece el bastón de mando a los presentes. / CEDIDA

El candidato del PSOE inicia su segundo mandato como alcalde al lograr los 10 votos de sus concejales, frente a los 6 conseguidos por el candidato del PP y el único voto de la candidata de IU

Juan Miguel Méndez
JUAN MIGUEL MÉNDEZ

Ante centenares de vecinos, el salón de actos de la casa de la cultura de Olivenza acogió el pasado sábado, 15 de junio, el pleno constitutivo de la nueva corporación municipal que dirigirá los designios de la ciudad y sus pedanías en la legislatura que acaba de comenzar.

El acto, al que también acudió el presidente en funciones de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, fue protagonizado por los nuevos ediles que fueron elegidos el en las pasadas elecciones municipales del 26 de mayo que dieron la mayoría absoluta al Partido Socialista Obrero Español, con 10 concejales, encabezados por el candidato a la reelección, Manuel José González Andrade, seguido de Juana Cinta Calderón Zazo, Ramón Jiménez Saavedra, Isabel María Rocha Gómez, Gonzalo Martín de la Granja Villoslada, Carmen María Antúnez Costa, José Manuel López Guisado, María Núñez Rodríguez, Jesús Cedeño Gómez y Catalina Pacheco Brito.

El Partido Popular liderará la oposición, con su candidato Bernardino Antonio Píriz Antón al frente del grupo municipal. Cabe decir que la lista de concejales del PP sufrió una modificación al renunciar previamente ante la Junta Electoral de Zona tres de sus concejales electos, en concreto, Manuela Correa Antúnez, Francisco José Toscano Antúnez e Ismael Cordón Correa, que ocupaban los puestos segundo, séptimo y octavo, respectivamente. De esta forma, el grupo municipal del PP estará compuesto, además de por el propio Bernardino Píriz, por Francisco Fernández Domínguez, María Dolores Villoslada García, Antonio Aceituna Palos, Patricia Coronado Gadella y María de las Mercedes Ortega Marzal.

Unidas por Olivenza-Izquierda Unida también estará presente en la corporación con su única edil electa, su candidata María Guillerma Núñez Fernández. Por su parte, la candidatura presentada por Ciudadanos no logró representación institucional.

Arriba, Manuel J. González Andrade, durante su promesa del cargo de alcalde, en presencia de vecinos y autoridades. Abajo, a la izquierda, ediles del grupo municipal del Partido Popular, después del pleno; a la derecha, la concejala de Unidas por Olivenza-IU, María Guillerma Núñez, durante el pleno constitutivo de la corporación municipal. / CEDIDAS

Votación del alcalde

El acto de constitución de la corporación entrante comenzó con la formación de la mesa de edad, que fue presidida por el concejal de mayor edad y el de menor edad, en este caso Antonio Aceituna Palos (PP) y Jesús Cedeño Gómez (PSOE), respectivamente. Cada concejal juró o prometió su cargo ante la Constitución española y posteriormente se procedió a la presentación de candidaturas a la alcaldía, presentándose tres candidaturas, las encabezadas por los tres partidos presentes en la corporación.

Como era previsible, el candidato del PSOE logró la mayoría absoluta con 10 votos, frente a los 6 que obtuvo el candidato del PP y el único voto cosechado por la única edil de IU. De esta forma, el socialista Manuel José González Andrade continuará al frente del gobierno municipal durante cuatro años más, aunque en esta ocasión con una cómoda mayoría absoluta.

Antes de su discurso de investidura, el primer edil dio la palabra a los representantes de los grupos municipales del Partido Popular e Izquierda Unida. Bernardino Píriz se dirigió brevemente a los asistentes felicitando al alcalde y pidiendo al nuevo gobierno local responsabilidad en su toma de decisiones, mostrando su disposición a trabajar por Olivenza desde la oposición por Olivenza. Por su parte, la edil de Unidas por Olivenza-Izquierda Unida, María Guillerma Núñez, también intervino en el mismo sentido, poniendo de relieve la importancia de la presencia de mujeres en la vida política y anunciando que el eje de acción de IU en los próximos años será el de «retomar la política en las calles, en los barrios, las pedanías, con el tejido asociativo y en los centros de trabajo».

Discurso de investidura

El reelegido alcalde comenzó su discurso felicitando al resto de la corporación, haciendo un balance de los últimos cuatro años al frente del gobierno municipal e indicando que inicia esta nueva etapa «con más ganas, con más optimismo sobre el futuro de Olivenza, con más fuerza y con más ilusión», dado que es «conocedor de la realidad» de Olivenza mejor que hace cuatro años.

Para González Andrade, «Olivenza ha vuelto a ser referente regional, nacional e internacional», con un gobierno que «sin estridencias ha practicado la escucha activa, que gestiona con transparencia y decencia, que no solo atiende, sino que entiende las necesidades de la gente y aporta soluciones».

El alcalde anunció que apusta por un ayuntamiento «abierto, amable, más cercano, transparente, participativo, más próximo a las necesidades de cada habitante» de Olivenza. De esta forma, también desgranó sus intenciones en los diversos ámbitos de la vida municipal de la ciudad y sus pedanías, con un consistorio que «mejore infraestructuras y gestione el urbanismo de manera inteligente con el fin de mejorar siempre la vida de la gente».

También apostó por potenciar la cultura a través de la «identidad única en la península ibérica», por escuchar a los niños y más jóvenes «para la construcción de la Olivenza del futuro», con un Ayuntamiento que «sin fisuras, trabaje para que el sueño de la plena inclusión de todos y todas sea realidad más pronto que tarde», resaltó el alcalde.

De esta forma, desgranó las líneas generales de un programa electoral del PSOE ahora convertido «en un programa de gobierno», destacó González Andrade, quien aseguró que esta era su «herramienta de transformación, avance, justicia, progreso y crecimiento económico y de empleo para Olivenza, fruto del trabajo de colaboración de mucha gente, tanto a nivel individual, como asociativo y colectivo, a los que desde aquí aprovecho para agradecer públicamente».

Así mismo, tendió la mano al resto de la corporación municipal para «el diálogo, la seriedad, el debate político exento de demagogia, la crítica constructiva basada en la lealtad institucional», destacando que es necesario «el consenso para cuestiones importantes que definirán el futuro de los oliventinos y las oliventinas».

«Hoy siento una enorme gratitud, satisfacción y responsabilidad. Que nadie tenga la mínima duda de que seguiré poniendo el alma, mucha pasión y corazón por Olivenza», concluyó el alcalde.